Inicio | »

Multiadicto

Primera columna en el desaparecido sitio Plazastechadas.cl

Creo que la primera vez que me di cuenta que era un adicto en potencia fue cuando desperté, en medio de un examen de microeconomí­a (que valí­a el 60% del ramo), mientras el viejo impotente del Profesor X (no, ese no es su verdadero nombre) decí­a: “Quedan 5 minutos, vayan terminando”. ¿Qué habí­a estado haciendo hasta las 5 de la madrugada? ¿Drogas? Ojalá, siempre fui demasiado mamón para meterme con ellas. No pendejos, no les estoy diciendo que partan a inyectarse para ser más hombrecitos. Simplemente, como intuí­a que caí­a con gran facilidad en las adicciones, nunca me atreví­ (ni hasta ahora, con 21 años) siquiera a fumarme un cigarro… Al copete no me lo toquen, no es una droga, sino un desinfectante intracorporal.

Pues bien, me habí­a echado un ramo solamente por haber estado el dí­a anterior… jugando Magic. Sí­, sí­, sí­… tí­ldenme de nerd, quizá lo soy. Pero no era el Magic, ni los videojuegos (mi adicción entre los 11 y 13 años) o el karate, el debate, el sexo, los chocolates, la TV, el carrete… Habí­a tenido TANTAS adicciones distintas que era necesario inventar una nueva palabra para definirme: “Multiadicto”. Algo así­ como las minas multiorgásmicas, pero yo no disfrutaba mi condición de tal.

Me tomó mucho tiempo descubrir cuál era el detonante en mi personalidad que me hací­a llegar a enviciarme con estupideces tan cero aporte y, aun más, vencerlo. Lo divertido siempre fue el dejar una adicción para caer en otra. Como en 3º medio, cuando subí­ 10 kilos por agarrar el vicio de ver 4 series seguidas en TV cable mientras comí­a chocolate. O el caso contrario, cuando me envicié con el gimnasio, karate y “comida sana” (una manera poco directa de decir “ensaladas acompañadas con aire”) y me convertí­ en todo… un… ah, no sé, algún mino rico que baile en Mekano, suena muy gay mencionar a alguien como adonis moderno. Que me haya durado 6 meses ese cuerpo da lo mismo, creo que fue el único enviciamiento que disfruté cuando lo superé (quizá el término correcto sea obsesión, pero tengo que rellenar esta sección con palabras, como bla, ble, eso, claro, obvio, por lo tanto, chicle, auto verde frente a mi patio, pan con Gnutella…).

Hoy ya no me urjo, fue toda una etapa de pendejo de colegio, no me daba cuenta que simplemente eran formas de escapar de cosas que no querí­a ver (no mi viejo no me pegaba ni me viola y mi polola no está embarazada de su hermano), simple cobardí­a. Si la verdadera diferencia entre ser adicto al carrete y ser adicto a las anfetaminas, es que con la segunda te dan un programa de radio para comentar fútbol y te llaman gurú; pero al fin y al cabo, es la misma cosa.

Un comentario para “Multiadicto”

  1. no es moscada Dice:
    9-4-2006 a las 4:51

    ¿hace cuanto y por que desaparecio plazastechadas?
    me quede con las ganas de encontrarme alguna vez con ustedes en el tomo y obligo. Por favor recomiendenme algun sitio parecido SI ES QUE SABEN DE ALGUNO. ATENTAMENTE GRACIAS.

Comentarios

Sobre mi vida, experiencias, amigos y el cine | Uri.cl.Algunos derechos reservados.