« | Inicio | »

Desubicaciones

Tercera columna en el desaparecido sitio Plazastechadas.cl

Todos, alguna vez, hemos dicho una frase en el lugar o momento menos indicado. De esos comentarios que te hacen quedar mal o que molestan profundamente a alguien que, coincidentemente, puede decidir sobre nuestro destino (un profesor, un jefe, etc.). La tan valiosa y nunca bien recibida desubicada.

Desubicada como aquella compañera del equipo de debate que, mientras nos encontrábamos en un entrenamiento, respondió a mi petición de “Oye Inés, prepárame un café” con “Shhh, y para qué tienes dos manos!!!”. Claro, no podrí­a considerarse una desubicación si ignoráramos el hecho de que a menos de un metro de ella se encontraba el primer miembro del equipo, recién llegado hace un par de minutos que… Era manco. A Garfio (que cruel!) no se le vio más después de ese dí­a. Inés insiste en la razón es que simplemente no le gustó el debate competitivo. Discurso autovalidante se llame eso, Inés.

O como mi amigo íngel que vio con sorpresa la prueba de Cálculo de uno de sus compañeros, en la que sobresalí­a un brillante, azulito y hasta sexy 6,5 y dijo: “¿Qué hiciste, te acostaste con esa vieja pasa?”. No es necesario que les diga, pues ya lo intuyen: La “vieja pasa” estaba detrás de él. íngel se echó el ramo. Aun afirma que fue porque no estudió lo suficiente. Justificarse se le dice a eso, íngel.

O como el Nico, tan polí­tico él, que saluda a todo el mundo como si fuera un voto a futuro. Cada vez que se encuentra con un compañero mí­o a quien ha visto no más de 5 veces y que sufre de una cojera en su pie izquierdo le pregunta: “Oye hueón, ¿Qué te pasó?” (y apunta con su dedo í­ndice a la mencionada extremidad). Eso, Nico, es ser un desubicado de mierda.

El talento para desubicarse no es de fácil adquisición, se desarrolla con mucho esfuerzo (de tu polola, familiares y amigos para aguantarte). Pues, si de desubicados titulados se trata, puedo decir sin el más mí­nimo orgullo que soy el rey en la materia. Aun recuerdo aquella vez en la que en una tediosa reunión familiar se me ocurrió animarla contando mi teorí­a para remover las minas antipersonales del Norte: “Importar niñitos de Somalia, ponerlos en un extremo y 20 kilómetros al otro lado, un nutritivo almuerzo (incluso lo condimenté con una risa diabólica y un “Que para ellos serí­a, más que un desayuno, una última cena”)… No sé por qué ese macabro chiste sonaba tan gracioso e inocuo en mi mente, pero al parece a mi tí­a que estuvo en ífrica como médico voluntario, no le hizo reí­r mucho. Eso es no pensar antes de hablar, Uri.

La vida está llena de instancias para desubicarse, lo interesante son las consecuencias. La Inés se rí­e de su frase para el bronce; íngel perdió un semestre, pero aprovechó el tiempo para “crecer como persona”, se hizo vegetariano y se encontró a si mismo (eso afirma él, yo digo que come pastito y se ducha con agua frí­a); el Nico sigue saludando a todo el mundo y, si el otro cojea, usa un parche en el ojo o habla de manera extraña, se despide con una palmada en la espalda sin decir siquiera “Que estés bien”; y yo.. Yo sigo hablándome con mi tí­a (me excusé y le eché la culpa al vino añejo de mi abuela) y sigo mordiéndome la lengua cada vez que la oración que diré contiene una de las siguientes frases o palabras (dependiendo de la situación):

– Reuniones familiares: Somalí­es, infidelidad, de qué se rí­en si se van a morir antes que yo.

– Casa de la polola (con los padres): Sexo, condones, su hija no es virgen, los pijamas partyes son un montaje.

– Universidad: Viejo, vieja, pasa, Viagra.

Y así­, siguiendo estas simples reglas creo que aun tengo posibilidad de llevarme una tajadita de la herencia de algún tí­o lejano, los papás de mis pololas me siguen queriendo (si soy un buen tipo 😉 ) y, cuando me echo un ramo, es por estar escribiendo columnas, para estúpidas páginas con nombres estúpidos, webmasters estúpidos y, principalmente, visitantes estúpidos, en vez de estar estudiando.

Ups, me desubiqué.

3 comentarios para “Desubicaciones”

  1. YOnoMAS Dice:
    5-7-2005 a las 3:19

    A quién le dices estúpido, Tonto weón??!!

    (churra!… esto de decir lo primero que llega a tu cabeza es contagioso. Sorry)

  2. Frah Dice:
    5-9-2006 a las 18:39

    Desubicao

  3. Fran Dice:
    17-10-2009 a las 23:04

    mentí­, no mr fui… estoy conpulsiva…. me importa una raja que me insultes, porque me recagué de la risaaaaaaaaaaaaaaaaaa, hasta con lágrimas. Tení­a que contarlo.
    Creo que al final no me iré y pasaré la noche en banda.

Comentarios

Sobre mi vida, experiencias, amigos y el cine | Uri.cl.Algunos derechos reservados.